• +569 4239 9706 / +569 4345 5580 / AV. KENNEDY 9000, Esquina Antuco

ALCOHOLISMO

¿Cuándo se corre riesgo de volverse alcohólico?

¿Cómo se reconoce el alcoholismo?

Las primeras sospechas generalmente surgen a raíz de conductas llamativas y síntomas corporales. Los alcohólicos a menudo son muy irritables y sensibles a la confrontación con su problema. El dependiente del alcohol con frecuencia esconde reservas de alcohol. Generalmente trata de ocultar su consumo y de disimular su hálito alcohólico mediante gomas de mascar, enjuagues bucales u otros.

¿Cuándo una persona sufre de alcoholismo?

- Siente un deseo incontrolable de continuar bebiendo después de consumir una pequeña cantidad de alcohol.

- Continúa bebiendo a pesar de saber que debería detenerse.

- Necesita cada vez más alcohol para lograr el mismo efecto.

- Bebe solo/a y en secreto.

- Asume y acepta un daño a su organismo como consecuencia de su consumo de alcohol.

- Afecta su relación con otras personas debido a su conducta bebedora.

- Bebe para atenuar los síntomas de abstinencia.

- El pensamiento y la motivación se centran en el consumo de alcohol y esto conduce a un descuido progresivo de la vida social y otros intereses.

¿Qué alternativas de terapia existen?

Al diseñar un tratamiento es importante que éste se adapte a la individualidad de cada paciente. Una condición necesaria para una terapia exitosa es que el paciente desee detenerse y que tenga la disposición a tolerar las etapas difíciles. Estas condiciones no necesariamente se dan en las primeras sesiones de tratamiento, momentos en que el paciente con frecuencia está ambivalente con respecto a su tratamiento. Sin embargo, la ambivalencia va cediendo a medida que recibe las acciones del tratamiento y comienza a ver el efecto positivo de éste. En todo este proceso es fundamental el apoyo de su entorno social, es decir, la colaboración de su red de apoyo.

La Comunicación Alterada dentro de una Familia con un Miembro Alcohólico

La comunicación dentro de una familia que sufre el peso de un miembro alcohólico muchas veces transcurre en forma hiriente y casi completamente negativa, lo que reduce drásticamente la capacidad de resolver conflictos de común acuerdo. La comunicación verbal está marcada por la ambigüedad la que surge cuando lo expresado verbalmente no coincide con los gestos y la expresión corporal. Debido a estas expresiones incongruentes y a que falta que se refuercen y apoyen sus propios sentimientos, los hijos muchas veces comienzan a dudar de sus sentimientos y observaciones y concluyen que en ningún caso se puede confiar en lo que dicen los padres. Cuando surgen conflictos, éstos se niegan o rehúyen en lugar de conversarlos. Si la disputa es entre los padres, ésta transcurre con acusaciones, culpando y a veces agrediendo físicamente. Wegschneider(1988) resumió las reglas con que se comunican los miembros de una familia con un/una alcohólico/a de la siguiente manera:

1) Lo más importante de la vida familiar es el alcohol.

2) El alcohol no es la causa de los problemas.

3) El/la alcohólico/a no es el responsable de su dependencia; son los demás, las circunstancias.

4) Se debe mantener es status quo (las cosas tal como están), cueste lo que cueste.

5) Cada miembro de la familia es un “facilitador”.

6) Nadie de puede hablar de lo que realmente está pasando en la familia, ni entre los miembros, ni con otros.

7) Nadie puede decir lo que realmente siente.

Estas reglas, generalmente tácitas, obligan a los miembros de la familia a cumplirlas y a postergar sus propios sentimientos. Lo que se habla pocas veces corresponde a la verdad, dando lugar a un tipo de comunicación distorsionada y rígida. La comunicación clara y abierta no es posible.

Además, debido a la regla 6, a los hijos no les es posible confiarse a una persona externa a la familia, lo que perpetúa el sistema cerrado de la familia alcohólica. Cada miembro de la familia está solo con sus sentimientos y temores. Los hijos aprenden y se llevan a su vida adulta la percepción de que cada uno debe arreglárselas solo y no debe compartir con nadie su sufrimiento.

Referencia: Anne Naarmann. Alcoholismus in der Familie http://edoc.sub.uni-hamburg.de/haw/volltexte/2012/1827/pdf/WS.SA.BA.ab12.65.pdf