• +569 4239 9706 - AV. KENNEDY 9000

Tratamiento de la Bulimia

Diferencias entre anorexia y bulimia

En ocasiones, existe una cierta confusión a la hora de diferenciar las características de la anorexia y la bulimia. Esta confusión puede haberse producido debido a que ambos trastornos presentan diversas similitudes a lo largo del desarrollo del trastorno y, además, un grupo numeroso de casos de anorexia desemboca en un trastorno bulímico. Aunque las clasificaciones actuales al uso conceptúan la anorexia y la bulimia como dos entidades separadas, sus coincidencias son tan importantes, que en la clínica no siempre se diferencian estrictamente. De hecho, muchas pacientes con perfil anoréxico desembocan, más pronto o más tarde, en un perfil bulímico.

Semejanzas entre anorexia y bulimia:

✔ Ambas utilizan su peso y su figura como base de su valía personal. Los dos grupos de pacientes piensan que la delgadez les va a resolver todos sus conflictos y que la “gordura” es lo peor que puede sucederle a un ser humano. La “gordura” es su único problema. Esta focalización en la comida y el cuerpo les hace perder interés por cualquier otra cosa. Lo demás, es menos importante o no tiene importancia ninguna. Prefieren estar enfermas a no estar delgadas.

✔ Ambas tienen dificultades muy importantes en la percepción y en la aceptación de su talla y su peso.

✔ Muchas pacientes anoréxicas tienen atracones como las bulímicas o los desarrollan en el transcurso de la enfermedad.

✔ Ambas pueden tener comportamientos purgativos. Aunque las conductas purgativas que ocurren tras el atracón son requisito indispensable para diagnosticar el trastorno bulímico, existe a su vez un grupo de pacientes anoréxicas, llamadas purgativas, que realizan este tipo de conductas tras haber ingerido mínimas cantidades de comida.

✔ Ambas tienen un estilo cognitivo perfeccionista, dicotómico, sin un punto de referencia intermedio entre el todo y la nada. Un solo dato es interpretado por ambas como el todo y los errores se consideran fracasos catastróficos sin posibilidad de solución. Durante el trastorno su mente se llena de pensamientos obsesivos acerca de la comida, el peso y temas relacionados.

✔ De todas las actitudes que adoptan las pacientes en su existencia, el perfeccionismo, la búsqueda obsesiva por lograr “no cometer error “, es la característica esencial de los trastornos y está siempre presente en ambos grupos de pacientes. La paciente va a pedir continuamente certidumbre total en variables que nunca pueden ser totalmente ciertas. No podemos nunca decir a la paciente. “si comes según las recomendaciones alimentarias no caerás en la bulimia…”, “no engordarás”. Aunque sea mínimo el riesgo, la paciente anoréxica no está dispuesta a correrlo y no da el paso a mejorarse. Y la paciente bulímica no se lo cree y sigue purgándose. Es, este miedo al descontrol, lo que les ata a la patología.

✔ Ambas tienen muchas dificultades para sentir e interpretar adecuadamente sus sentimientos y emociones. Su estado de ánimo es muy fluctuante y depende de lo que les ha marcado la pesa, cómo se han visto en el espejo, o cómo les ha quedado la exigua talla que tratan de ponerse.

✔ Ambas tienen una gran inseguridad interior, son muy autocríticas y buscan una perfección inalcanzable en todo lo que hacen.

TRATAMIENTO DE LA BULIMIA :

Las dos aproximaciones al tratamiento son la psicoterapia y los fármacos. Es mejor que la psicoterapia la realice un terapeuta con experiencia en trastornos alimentarios, pudiendo resultar muy eficaz. Un fármaco antidepresivo a menudo puede ayudar a controlar la bulimia nerviosa, incluso cuando la persona no parece deprimida, pero el trastorno puede reaparecer al interrumpirse la administración del fármaco.

En virtud de la gravedad se puede recurrir a un tratamiento ambulatorio o a la hospitalización. En primer lugar se trata de evitar los vómitos, normalizar el funcionamiento metabólico del enfermo, se impone una dieta equilibrada y nuevos hábitos alimenticios. Junto a este tratamiento, encauzado hacia la recuperación física, se desarrolla el tratamiento psicológico con el fin de reestructurar las ideas irracionales y corregir la percepción errónea que el paciente tiene de su propio cuerpo. El tratamiento también implica la colaboración de la familia, ya que en ocasiones el factor que desencadena la enfermedad se encuentra en su seno. La curación de la bulimia se alcanza en el 40 por ciento de los casos, si bien es una enfermedad intermitente que tiende a cronificarse. La mortalidad en esta enfermedad supera a la de la anorexia debido a las complicaciones derivadas de los vómitos y el uso de purgativos.

TRATAMIENTO PSICOLOGICO:

Psicoterapia individual

Quizá el aspecto mas importante de la psicoterapia para los trastornos de la indigesta es el desarrollo de una relación cálida entre los pacientes y su terapeuta. A las personas afectadas de estos trastornos frecuentemente les resulta difícil confiar en los otros, en especial cuando se les pregunta por hábitos de la ingesta que ellas mismas consideran raros o repulsivos; temen que todos los demás también se sienten asqueados. Es necesario un alto grado de confianza por parte de la paciente para confiar en el terapeuta.

Psicoterapia tradicional

Los métodos de terapia tradicionales animan a la paciente a reflexionar acerca de su infancia, sueños y sentimientos expresados para, de ese modo, adquirir una nueva percepción de su conducta actual. Al reconocer el papel de estas influencias subliminales, dice la teoría, la paciente adquiriera una nueva percepción de sus acciones y las cambiará.

Modificaciones de la conducta

Esta forma de terapia es quizá antagónica con respecto a la psicoterapia tradicional, porque ignora por completo los sentimientos subyacentes y se centra solo en la conducta cambiante. La modificación de la conducta actúa sobre la basada un principio muy simple: reforzar una conducta deseada mediante premios y castigar o ignorar una conducta no deseada. Por ejemplo, a una anoréxica que alcanza una meta de peso predeterminada se le puede permitir ver una película o dejar de ir a clase un día. Si no logra alcanzar la meta, puede prohibírsele que vea la televisión. Un sistema similar de premios y castigos daría resultado con una paciente bulímica.

Terapia conductivista cognitiva

Combina los mejores aspectos de la psicoterapia tradicional y la modificación de la conducta. Este método requiere conocimiento y desafío de las conductas y pensamientos autodestructivos, seguido de apropiados cambios en la conducta. De esta manera la paciente trabaja simultáneamente en las motivaciones interiores y las manifestaciones exteriores. TCC implica los siguientes pasos:

- Intensificar el conocimiento de la paciente de sus propios patrones de pensamientos.

- Enseñarle a reconocer la conexión entre ciertos sentimientos, los pensamientos autodestructivos y la conducta de la ingesta trantornada.

- Examinar la validez de ciertos pensamientos o creencias.

- Sustituir las creencias erróneas por ideas mas apropiadas.

- Cambiar gradualmente las suposiciones fundamentales que subyacen en el desarrollo de los trastornos de la ingesta.